El negocio de tratar bien a las personas

Una inversión sin coste

Tratar bien a las personas

Estamos de acuerdo con que las personas debemos tratarnos bien porque sí, porque es lo correcto, porque así debe ser.

No estamos de acuerdo con que a esta altura del milenio no hace falta que hagamos hincapié en este tema.

La realidad nos dice que esto no  solo no es lo habitual, sino que dista mucho de un nivel óptimo.

Más aún, en algunos aspectos, el destrato está aceptado como algo común, que si bien  no es lo correcto… es así y ¡seguirá siendo así!

Interesados por este tema tan fundamental, habitualmente consultamos  a clientes y alumnos sobre el nivel de respeto que sienten en el lugar en el que trabajan. A continuación algunas respuestas:

  •  “Bueno… supongo”
  • “NO”
  • “De mi jefe, sí, del resto de la empresa NO”
  • “Solo entre los compañeros”
  • “… mejor no hablemos”
  • “¡En los anuncios, sí!”
  • “Nos ponen cestos con frutas y después ni nos saludan”
  • “La verdad es que SI”

El destrato o mal trato es uno de los aspectos que más influye en el ambiente laboral. Éste, a su vez, tiene gran trascendencia en la productividad de las empresas.

El respeto y buen trato van más allá de formulismos o frases bonitas, el respeto se respira, se siente. Los empleados evidencian síntomas de buen trato cuando:

  • Dicen “nosotros” al hacer referencia a su empresa
  • Se muestran interesados en lo que hacen
  • Trabajan con alto grado de responsabilidad
  • Apoyan a otros compañeros
  • Buscan mejorar lo que ya hacen bien
  • Transmiten nuevas ideas

Respeto, salario emocional

Cuando…

  • No hay silencios incómodos en presencia de  los jefes
  • Hay un clima riguroso y distendido
  • No sorprende el buen trato (no se escucha comentar frases como “Hablé con Manuel, no sabes que respetuoso ha sido”)
  • Hay buen humor

El respeto y el buen trato están internalizados, son habituales.

¿Y en nuestra empresa…?

Algunas preguntas que deberíamos poder responder afirmativamente para confirmar el clima de respeto generalizado:

  • ¿Nos tratamos todos con respeto y consideración?
  • ¿Manejamos un protocolo interno (explícito o implícito) de buen trato personal?
  • ¿Las normas de respeto se aplican independientemente de escalas jerárquicas?
  • Ante faltas de respeto, ¿se implementan acciones que permitan eliminarlas?
  • Cuando nos referimos a compañeros de trabajo ¿lo hacemos con total respeto?
  • ¿Mantenemos normas de buen trato independientemente de la urgencia de la tarea?

Primeros pasos hacia el buen tratoSalario Emocional. Experiencia de Empleado

  • Establecer el respeto hacia los empleados como un valor fundamental de la empresa
  • Instalar la firme convicción de que el respeto y la consideración de las personas son universales, transversales, iguales, idénticos para todos y todas
  • Tener la intención de que suceda

 

El rol de los managares y supervisores es imprescindible al momento de universalizar las buenas maneras internas.

Es fundamental trabajar en remover la creencia de que el destrato es un recurso de conducción o de control de los empleados al que alguien tiene derecho.            

“Las empresas pagan un alto precio por esta ausencia de respeto. El costo que se paga por ello es el desánimo, una excesiva rotación de personal, y una incapacidad de la compañía por atraer empleados calificados. Otros costos menos evidentes son el desinterés del personal, su ineficiencia y su pasividad.” (Robert Rosen y Lisa Berger.  Cómo lograr una empresa sana).

El buen trato y respeto se transfiere  a los clientes. La valorización  de las personas fluye hacia ellos  y es una de las primeras condiciones de la satisfacción de empleado.

Experiencia de Empleado

Los empleados satisfechos buscan que su empresa crezca, gane cada vez más dinero, posea clientes fieles.

Siempre las personas y su forma de pensar marcan las diferencias. Invertir en su bienestar es esencial.

No admite discusión el hecho de que  tratar bien a las personas es un buen negocio.

 ¿Te ayudamos?